sábado, 15 de septiembre de 2012

Dokusei Grimoire

Tras ver series como Grimm y Once Upon A time, le volví a coger el pulso a la desbordante fantasía de los maestros aterradores de niños, de los cuentos de toda la vida. Hasta que me topé con este manga y comparándolo con las series mencionadas, no tiene nada que envidiarles. También lo podéis conocer como Dictatorial Grimoire o Monster Grimm.


Ficha técnica:


Nombre original: Dokusai Grimoire
Autor: Ayumi Kanô
Género: Fantasía, sobrenatural
Categoría: Josei
Año: 2012 (abierta)
Nº tomos: 3 (sin confirmar)

Argumento


Cuando le preguntan a un chico de 14 años que responde al nombre de Otogi Grimm, de dónde sale su apellido extranjero, él les habla de los cuentos de los afamados Hermanos Grimm, de los que es descendiente.
Un día al llegar a casa se topa con un extraño libro y poco después le ataca lo que parece ser un demonio con forma de perro.
De pronto su vida gira en torno a esos cuentos cuando descubre que sus antepasados hicieron un pacto: sacrificar a sus descendientes a cambio de la supervivencia de las historias de hadas (Blancanieves, Cenicienta,…), con lo cual tiene que luchar contra todo villano/demonio y vencer, si quiere sobrevivir.
El primer demonio con el que se topa, es con el que les contó a sus ancestros la historia de Cenicienta y da con la versión original de los cuentos de los hermanos Grimm, el grimorio que tendrá que defender.

Leer más


El mundo interior


El mundo de lo sobrenatural, lo que escapa al entendimiento, parece atraer hasta la extenuación a Ayumi Kanô. Como ya vimos en Akatoki no Yami (sobre onmyoujis, es decir magos) o Umi no Mieru Yane (donde un chico busca a su abuelo, desaparecido en extrañas cirscunstancias) es una prolífica mangaka del shônen ai, que también ha hecho incursiones en el shôjo más provocativo, el josei.
Sus delicados dibujos y sus líneas puras, contrastan con la dureza de los relatos, dándole un toque muy personal a historias de lo más variopintas.
Fondos cuidados, sombras envolviendo el misterio de las tramas y la suficiente dosificación de edulcorado para salpicar de vívidas imágenes una más que atrayente historia.
¿Cuentos de Hadas?


Ciertamente, los hermanos Grimm están de moda, como ha sucedido con el reinado vampírico, el de los zombies, los superhéroes…
Toda serie o libro que se precie, contiene un cameo relacionado con los fantásticos cuentos. Ahora me vienen a la cabeza los cameos realizados en series como Sobrenatural (o Supernatural, depende de quién nos lea) o Embrujadas (o Charmed) en los que en algún capítulo se hacen referencias a Blancanieves o Caperucita Roja; en libros como en la saga del Brujo Geralt De Rivia (The Witcher) donde las tramas de dichos cuentos, alcanzan cotas inexplicables al leer entre líneas.
Y el manga no iba a ser menos. Tras emparentar a romanos y nipones en un relato como Thermae Romae de Mari Yamazaki, donde un romano llamado Lucius aparece en unos baños japoneses de siglos atrás, quedaba la espinita de los hermanos Jacob y Wilhem Grimm, alemanes sobre los que corren toda suerte de leyendas.
¿Un descendiente de alemanes, que vive en Japón, donde los monstruos están a la vuelta de la esquina?
Ahí tenéis el por qué leerlo. Un argumento dispar que a pesar de intentar ser terrorífico, resulta cómico. Los nipones tan acostumbrados a yôkai (que englobaría a espíritus, demonios y demás apariciones), kaijus (bestias extrañas) y todas las deidades habidas y por haber, tiran de los cuentos de toda la vida para narrar una intrigante historia.
Se ha hablado sobradamente de lo que esconden las narraciones infantiles y en el manga que nos ocupa, dan una vuelta más de tuerca: realmente, los miedos que tenemos (el lobo feroz, la mentira, las pesadillas) son quienes nos cuentan la historia que los hermanos Grimm edulcorarán para hacerla menos fiera. Todos contienen una lección (“no fiarse de extraños”, “no contar mentiras”, ”más vale maña que fuerza”) y leyendo entre línias, reconoceremos los miedos infantiles que toda criatura tiene alguna vez.
¡Esperamos que la licencien pronto!


En resumen. Leéroslo sin dilación.
Lo mejor: la historia, lo retorcidos que podemos llegar a ser.
Lo peor: el dibujo. Correcto pero no fabuloso.